Skip to content

·Cómo trabajamos·

¿Por qué escoger
Vínculo Psicología?

En Vínculo Psicología tenemos como valores la cercanía, calidez, profesionalidad y calidad del servicio. Llevamos años formándonos para dar el mejor servicio a nuestros pacientes. Al ser una psicoterapia profunda y de calidad, aseguramos que tus problemas no vuelvan a aparecer en el futuro porque dispondrás de herramientas para enfrentarlos para toda la vida.

Somos Especialistas en Psicoterapia Integradora, por tanto, trataremos de adaptar las técnicas psicológicas a tu problema particular solucionándolo en el menor tiempo posible.

Somos Terapeutas EMDR. Esto nos permite trabajar sobre ciertas heridas, recuerdos dolorosos o problemas simples con mayor rapidez y profundidad. Además, nos permite abarcar ciertos problemas que la terapia verbal no puede solucionar. El EMDR te ayuda a sentir y eliminar de raíz dificultades que están demasiado arraigadas en el subconsciente.

Hablaremos de nuestra profesionalidad. Nos gusta ser transparentes y honestos. Si vamos a necesitar 3 meses para trabajar un problema, os lo comunicaremos con sinceridad. No nos gusta alargar tratamientos psicológicos de forma innecesaria. Por el contrario, si vamos a necesitar más tiempo, como 6 meses o 1 año, también os lo diremos. Hay tratamientos psicológicos que se hacen demasiado rápido y en el futuro aparece de nuevo el problema. Por consiguiente, con nosotros tienes la certeza de que tu problema no volverá a aparecer. Puedes confiar en nosotros.

Por último, destacamos por nuestra empatía, cercanía y calidez. Somos profesionales, pero no nos gusta colocarnos en un rol de experto. Consideramos que el paciente también tiene derecho a decidir sobre su tratamiento y las dificultades que quiera o no trabajar. También es importante para nosotros que estéis cómodos en el vínculo que se establece en terapia, y creemos que a través de un modelo de relación basado en la cercanía y no en lo experto contribuye a que estéis a gusto para trabajar aquello que necesitéis.

EMDR

El EMDR es una técnica psicológica que se encuadra dentro de las teorías de reprocesamiento cerebral. Sus siglas en español significan Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares. Procede de sus acrónimas inglesas (Eye Movement Desensibilization and Reprocessing). Francine Shapiro fue la a autora que puso nombre a la técnica en 1987.

La terapia EMDR es una de las terapias más novedosas y eficaces actualmente. Aunque se utiliza principalmente para el tratamiento de eventos traumáticos (pérdidas, accidentes, maltrato, abusos sexuales…), también se aplica para otras dificultades como baja autoestima, problemas en las relaciones sociales, ansiedad, depresión, estrés, insomnio, dependencia emocional, problemas de pareja, bloqueos personales, obsesiones y compulsiones, fobias y miedos…

El EMDR conecta la información emocional (síntomas) del trauma y/u otra dificultad que queda bloqueada y no integrada en el hemisferio derecho (reacciones somáticas de angustia, alerta, miedo, rabia…) con el hemisferio izquierdo (mente racional), responsable de poner en palabras y «digerir» el trauma.

Normalmente venís a consulta expresando ansiedad y/o tristeza. Pero en pocas sesiones vemos que debajo de ese síntoma hay muchas más cosas que trabajar… El EMDR elimina el síntoma atacando la raíz, deshaciendo los conflictos emocionales que permanecen enquistados.

Por ejemplo, el miedo a la soledad puede ser una de las cosas que nos frenen a la hora de tomar ciertas decisiones: como elaborar una ruptura de pareja. El EMDR trabajaría sobre los recuerdos en la infancia que originaron ese miedo (padre ausente, mamá que no siempre estaba disponible para atenderme, fallecimiento de mi mejor amigx…). Una vez disuelto el miedo la toma de decisiones se desbloquea, actuando así en congruencia con lo que sentimos y necesitamos.

Aprender a decir no tampoco es fácil y no basta con ser asertivo, especialmente si en mi cuerpo hay un trauma del pasado que me impide poner límites. Cuando era niña mi profesora me chillaba tan fuerte que me juré a mí misma siempre callarme, de este modo el otro dejaría de hacerme daño. Aunque racionalmente quiera decir no, mi cuerpo no va a poder. Primero necesita sanar y curar este recuerdo para poder ser asertivo y poner límites. El EMDR aceleraría todo este proceso de curación.

Otro ejemplo es cuando sufrimos un accidente de coche, acoso escolar, maltrato… Son diferentes eventos traumáticos que nos impiden ser felices y nos generan inseguridad, sentimiento de injusticia y tristeza, ansiedad, rabia… Con EMDR pueden procesarse y digerirse fácilmente en pocas sesiones.

¿CÓMO SE APLICA?

El EMDR se aplica en diferentes fases. El tratamiento con EMDR dura aproximadamente entre seis meses y un año. Cada persona y problemática es diferente por lo que los tiempos pueden acortarse o alargarse.

  • En la fase 1 recogemos el motivo de consulta y planificamos los objetivos del tratamiento psicológico. Por ejemplo, el paciente acude a consulta porque tiene mucha ansiedad. Explorando en profundidad, el paciente lleva un año con ansiedad desde que su pareja le dejó, se siente solo. Piensa que su pareja le ha dejado porque no vale lo suficiente. Por tanto, nuestro objetivo será eliminar la ansiedad lo más rápido posible.
  • En la fase 2 exploramos en la vida del paciente los recuerdos dolorosos que estén relacionados con la dificultad del paciente en el presente. Siguiendo el ejemplo anterior, recogemos información del paciente sobre los momentos vitales en los que sintió ansiedad, soledad y el sentimiento de no valía. El paciente cuenta que sus padres trabajaban muchas horas fuera de casa y eso le hizo sentirse solo, incluso no valorado por sus padres. Al verse tantas horas solo, empezó a pensar sobre sí mismo que no era importante, que no tenía valor. Además, su cuidadora era muy estricta en ocasiones, diciéndole que era un niño malo.
  • En la fase 3 agrupamos todos los recuerdos dolorosos a procesar e introducimos las creencias limitantes que tengan que ver con la dificultad. Por ejemplo, en el caso de este paciente la creencia negativa sería “no soy válido”. Esta creencia, junto con los recuerdos dolorosos, son los que magnifican la ansiedad del paciente y los que le impiden ajustarse adecuadamente al proceso de duelo en la ruptura.
  • En la fase 4 nos preparamos para procesar y trabajar sobre los recuerdos dolorosos. Explicamos al paciente que trabajando sobe la raíz (recuerdos traumáticos), eliminaremos las ramificaciones (síntomas). Enseñamos al paciente técnicas de estabilización (respiración, relajación muscular, mindfulness…) para que aprenda a manejar los síntomas y de cara al procesamiento posterior de los recuerdos.
    En la fase 5, una vez que el paciente posee técnicas para regularse emocionalmente, empezamos a digerir los recuerdos dolorosos. Para ello, hacemos uso de la estimulación bilateralizada (que estimula ambos hemisferios cerebrales) visual o auditiva. Esto consiste en realizar unos movimientos con las manos (o a través de un aparato especializado que tenemos en consulta) de derecha a izquierda o en ponerle al paciente unos sonidos bilateralizados mediante unos audífonos. Cuando el paciente está listo, empieza a hablar del recuerdo doloroso mientras se le estimula bilateralmente. De esta forma conseguimos que el paciente ponga en palabras (activación del hemisferio izquierdo) y sienta en su cuerpo el dolor (activación del hemisferio derecho) que le trae ese recuerdo, y pueda resolverlo en el momento haciendo uso de las técnicas de estabilización. Cuando el paciente nota que el recuerdo ya no le genera dolor somático, trabajamos sobre las creencias limitantes. En el caso del paciente, trabajaríamos sobre su creencia negativa “yo no valgo” para modificarla por “yo valgo”.
  • En la fase 6, verificamos que el paciente tiene integradas las creencias positivas exponiéndole en imaginación a un escenario problemático similar por el que vino a consulta. En el caso del paciente, le pediríamos que visualizara una ruptura de pareja. A continuación, el paciente confirmaría que efectivamente no hay reacción somática en el cuerpo, que no hay creencia negativa limitante y que además tendría nuevas herramientas para hacerse cargo de la ruptura que también habríamos trabajado previamente durante el proceso psicoterapéutico.

Vínculo Relacional

Cuando hablamos de vínculo relacional queremos hacer referencia a la relación que se establece entre dos personas, no necesariamente paciente-terapeuta. 

¿Por qué es tan importante el vínculo en terapia? ¿La terapia no se basa en herramientas que el psicólogo da al paciente?

Durante el proceso psicoterapéutico, efectivamente el psicólogo da herramientas al paciente para que pueda enfrentarse de una forma más adaptativa ante las dificultades externas e internas. Sin embargo, desde Vínculo Psicología fomentamos que la terapia basada en el vínculo relacional siempre tiene que estar presente. Cuando somos niños, empezamos a construir nuestro mundo interno, el externo y el de los otros a través de los primeros vínculos. En este caso, estos primeros vínculos tienen que ver con nuestros padres. Es lo que se denomina apego. Si, por ejemplo, mi madre era muy miedosa y siempre me hacía preguntas para comprobar que todo estaba bien, probablemente yo habré absorbido este modelo relacional. Esto me llevará a preocuparme demasiado y a reasegurarme en si en mi vida todo está bien, estando demasiado en el futuro y no disfrutando de mi presente. Debido a esto, puedo desarrollar pensamientos obsesivos, insomnio, ser demasiado autoexigente en el trabajo, sufrir estrés… incluso puede serme complicado disfrutar de las cosas positivas porque siempre estoy pensando sobre lo que va mal. Por tanto, a través del vínculo relacional, mi terapeuta me ayuda a cambiar mi modelo interno de relación. Si soy muy racional y necesito el control, mi terapeuta tratará de ayudarme a integrar mi parte emocional, calmar mis miedos y soltar y deshacerme de ese control que no me ayuda a vivir en el presente.

¿Cómo se produce el cambio a través del vínculo relacional?

Siguiendo con el ejemplo anterior, podemos imaginar que este niño está expuesto al control de estos padres a través de un tono verbal basado en el miedo, expresiones verbales de preocupación… Toda esta problemática no verbal es la que trabajamos a través del vínculo. En este caso tu terapeuta te mirará con calma, te hablará en un tono suave, te hará conectar con tus miedos, pero sobre todo te dará espacio a que puedas regularlo por ti mismo. 

Por tanto, si solo te diéramos técnicas para que pudieras gestionar tus dificultades no estarías integrando adecuadamente el trabajo en terapia. El vínculo relacional promueve que adquieras e introyectes profundamente las herramientas y los aprendizajes que realizas en el espacio psicoterapéutico, conectando mente y corazón.

Terapia On-Line

La terapia on-line es tan efectiva como la presencial y ofrece múltiples ventajas. La terapia se realiza a través de un móvil, tablet u ordenador. Puede ser en formato de videoconferencia, llamada o chat. Nosotros os aconsejamos la videoconferencia por tener resultados igual de efectivos que la terapia presencial, especialmente con la técnica EMDR.

Ofrece múltiple ventajas:

EQUIPO

Conócenos

isaac

Nombre Apellido

PSICÓLOGA
isaac

Nombre Apellido

PSICÓLOGO
isaac

Nombre Apellido

PSICÓLOGA

Si sientes un bloqueo emocional que no te deja avanzar, infórmate con nosotros sin compromiso en una primera cita gratuita telefónica o por e-mail

¿Hablamos?

·Blog ·

Cómo saber cuándo acudir a terapia

Decidir si acudir a terapia o no es complicado. Entendemos que hay muchos obstáculos: saber si el psicólogo que te va a atender podrá
LEER MÁS

Mentiroso Compulsivo

¿Quién es? El mentiroso compulsivo es una persona con máscara. Conoces a su personaje, pero no sabes realmente quién hay detrás. Estas personas necesitan
LEER MÁS

Síndrome de Peter Pan

¿Qué es? El Síndrome de Peter Pan tiene que ver con aquellas personas que no han podido crecer y madurar emocionalmente. Encontramos que este
LEER MÁS

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies